• Enfermedades

Radiocirugía

¿Qué es la radiocirugía estereotáctica?

La radiocirugía estereotáctica es una forma de radioterapia sumamente precisa que se usa principalmente para tratar diferentes enfermedades del cerebro. La radiocirugía estereotáctica es un procedimiento que usa rayos X sumamente enfocados para tratar ciertos tipos de tumores, lesiones vasculares, y como tratamiento postoperatorio para eliminar cualquier resto de lesión.

El tratamiento consiste en la administración de una sola dosis de radiación a través de múltiples puertas de entrada que convergen en un área específica del cerebro donde se encuentra la lesión gracias al empleo de un dispositivo para mantener la cabeza totalmente inmóvil y a un programa de computación para la planificación tridimensional. Por lo tanto La Radiocirugía Estereostáctica reduce al mínimo la cantidad de radiación que llega al tejido cerebral sano.

La radiocirugía estereotáctica funciona igual que otras formas de radioterapia. No elimina el tumor, sino que distorsiona el ADN de las células tumorales, y como resultado las células no pueden reproducirse. Después del tratamiento, las lesiones benignas habitualmente se reducen en un período de 18 meses a dos años. Los tumores malignos primarios de cerebro y las metástasis pueden reducirse más rápido, hasta en un par de meses.

El equipamiento

Los sistemas de acelerador lineal, que se encuentran en todo el mundo, suministran fotones o electrones de rayos X de alta energía en patrones curvos alrededor de la cabeza del paciente. El acelerador lineal puede realizar radiocirugía en lesiones más grandes en una sola sesión o en varias sesiones (llamado Radioterapia Estereotáctica Fraccionada).

¿Quién maneja el acelerador lineal?

El equipo multidisciplinario, constituido por el neurocirujano, el físico médico y el dosimetrista, planifica, prescribe la dosis y la administración del tratamiento. El radioterapeuta tiene la responsabilidad de manejar el equipo de radiocirugía desde una zona cercana protegida de la radiación; puede observar al paciente a través de una cámara por televisión de circuito cerrado, y se puede comunicar con él durante el procedimiento.

Preparaciones especiales

Lavarse el cabello antes del procedimiento. No debe comer ni beber nada 8 horas antes del tratamiento. Debe seguir tomando sus medicinas habituales el día del tratamiento, debe traer sus medicamentos con usted al procedimiento. Desde 24 hs antes del procedimiento debe tomar Benadryl, 1 comprimido cada 8 hs.

Importante: Avisar si tiene alergia a los medios de contraste intravenosos, o iodo.

  • Es probable que le inserten una vía intravenosa en el brazo para administrar los medicamentos que sean necesarios y le den medicamentos para ayudar a relajarse y para prevenir la deshidratación.
  • La radiocirugía estereotáctica es un procedimiento ambulatorio (no requiere internación). Deberá tener a un miembro de la familia o a otra persona para que lo/la acompañe, esté con usted en el centro médico y lo/la lleve a casa después del procedimiento.
  • El paciente debe firmar un consentimiento informado sobre los riesgos del procedimiento al cual será sometido y debe comprenderlos perfectamente.
  • DEBE TRAER TODOS LOS ESTUDIOS POR IMáGENES PREVIOS (Angiografía, Resonancia Magnética y tomografía Computada de Cerebro).

¿Cómo se realiza el procedimiento?

La radiocirugía consiste en cuatro fases:

  • Colocación del dispositivo de fijación para la cabeza.
  • Toma de imágenes en el tomógrafo para ubicar la lesión.
  • Planificación computarizada de la dosis.
  • Administración de la radiación.

En la primera fase, se le coloca un dispositivo para inmovilizar la cabeza hasta que la sesión de tratamiento haya terminado. Esta pieza es un dispositivo para guiar y asegurar que los haces de rayos estén enfocados exactamente donde requiere el tratamiento.

Luego le harán una tomografía axial computarizada (TAC) para ver la ubicación exacta del tumor en relación con el dispositivo de la cabeza.

En la siguiente fase usted podrá relajarse por una hora mientras el equipo de tratamiento hace un plan computarizado para dar la radiación óptima a la lesión.

Luego se recostará en la camilla y el médico describirá el número y la duración de los tratamientos que le darán. La parte del aparato de acelerador lineal llamado gantry gira alrededor del paciente y suministra haces de radiación desde distintos ángulos.

El equipo de tratamiento se va a otra sala para comenzar el tratamiento. Hay una cámara que le permite al equipo profesional verlo/a en todo momento. La camilla donde está recostado/a se desplazará hacia los laterales durante el tratamiento. El tratamiento completo puede durar 30 minutos. Una vez terminado el tratamiento, se retira el dispositivo de la cabeza.

¿Qué se siente durante el procedimiento?

Los tratamientos de radiocirugía son similares a la toma de radiografías. Los rayos X no se ven, ni se sienten ni se oyen. El tratamiento en sí no causa ningún dolor o molestia. Si usted siente dolor por otras razones, como dolor de espalda o incomodidad por el dispositivo de la cabeza, avísele al personal médico o de enfermería.

¿Qué actividades se pueden realizar después de una Radiocirugía?

Pasadas las primeras 24 horas después del tratamiento con Radiocirugía, el paciente puede, en condiciones normales, incorporarse a sus actividades habituales. Puede volar en avión en vuelo comercial regular. Puede realizar viajes en colectivo de larga distancia. El efecto de la Radiocirugía se irá valorando en los meses o años siguientes.

La única limitación en su actividad puede venir como consecuencia de sus déficits neurológicos previos o en el caso de las malformaciones, debe seguir con las mismas precauciones que llevaba antes del tratamiento mientras no se produzca el cierre total de la malformación, porque persiste el riesgo de una nueva hemorragia. Para reducir al máximo este riesgo, es aconsejable llevar un régimen de vida en el que se eviten todo tipo de esfuerzos, estrés y en general todas aquellas situaciones que puedan producir un aumento de la tensión arterial que pudiera facilitar un nuevo sangrado de la malformación. Para conocer el momento en que se ha cerrado totalmente la malformación, el equipo de la Unidad de Radiocirugía que le ha tratado, valorará periódicamente su evolución mediante la realización, según el protocolo de seguimiento, de unos estudios ya previstos (RM, TAC, etc.) en los períodos de tiempo ya indicados.

Una vez que se haya demostrado el cierre total de la malformación, desaparecerá el riesgo de sangrado y el paciente podrá llevar una vida normal. En el caso de que trascurrido un tiempo prudencial (2-3 años) no se llegue a la oclusión total, eventualidad que puede ocurrir en el 10% de los casos tratados, el equipo médico que le atiende deberá evaluar su caso para estudiar la conveniencia de un nuevo tratamiento.

En los pacientes que como consecuencia de un tumor o de una malformación, hayan tenido crisis epilépticas, en el período postradiocirugía, deben continuar con el mismo tratamiento que llevaban previamente y el mismo régimen de vida, evitando conducir vehículos, nadar en aguas profundos y en general evitar todas aquellas situaciones en las que la posible presentación de una crisis suponga un riesgo añadido.