• Enfermedades

Meningiomas

El meningioma es un tumor de las meninges, que son las membranas que recubren el cerebro. Los meningiomas pueden surgir de cualquier lugar donde las meninges existan (por ejemplo, la cavidad nasal, senos paranasales, oído medio) y generalmente se piensa que es de crecimiento lento y benignos. Un meningioma puede variar en tamaño desde unos pocos milímetros a varios centímetros de diámetro.

Los meningiomas representan el 15 a 20 % de los tumores intracraneales y el 90 % de los meningiomas son intracraneal. Generalmente, se presentan en la cuarta a sexta décadas de la vida. Son más comunes en las mujeres y son raros en los niños.

Los meningiomas del surco olfatorio crecen a lo largo de los nervios que corren entre el cerebro y la nariz, que permiten el olfato. Pueden llegar a ser grandes sin causar déficits neurológicos significativos o aumento de la presión intracraneal. La pérdida del olfato a menudo puede ser el único síntoma. Los cambios en el estado mental rara vez están presentes hasta que el tumor ha alcanzado un gran tamaño. A medida que el tumor va creciendo y se hace más grande, puede comprometer el quiasma y los nervios ópticos y afectar la visión.

Los meningiomas del ala esfenoidal se divide tradicionalmente en tres tipos: lateral (externo), medio y medial (interno). Los meningiomas laterales o externos suelen ir acompañadas de epilepsia, debilidad focal, y problemas del lenguaje cuando están presentes en el lado izquierdo. Los tumores mediales (internos) de la cresta esfenoidal suele comprimir el nervio óptico y se presentan generalmente con pérdida de visión unilateral. También pueden comprometer el seno cavernoso y causar visión doble y entumecimiento de la cara.

Causas

Como con casi todos los otros tipos de tumores cerebrales, la causa de los meningiomas no se entiende bien, pero las posibilidades que se han sugerido incluyen:

  • La radiación, especialmente en los niños. Hay casos de formación de meningiomas en el sitio de una fractura o alrededor de un cuerpo extraño.
  • Los pacientes con enfermedad de von Recklinghausen tienden a desarrollar meningiomas múltiples en una edad joven.
  • Los factores hormonales pueden jugar un papel en la génesis de meningiomas, ambos receptores de estrógeno y progesterona se han encontrado en los preparativos histológicos de meningiomas.

Los síntomas

Los síntomas son causados por la compresión del cerebro o la médula espinal. El tumor tiene predilección por ciertas regiones y produce síntomas y signos específicos de la ubicación del tumor. El curso clínico de un meningioma característico abarca un período de años.

Los meningiomas del surco olfatorio a menudo causan pérdida del sentido del olfato. Si ellos crecen lo suficiente, también puede comprimir los nervios de los ojos, causando síntomas visuales.

Los meningiomas esfenoidales (meningiomas que crece adyacente al nervio óptico detrás de los ojos) pueden causar problemas visuales, incluyendo la pérdida de sectores dentro de su campo de visión o incluso ceguera. Además, pueden causar pérdida de sensibilidad en la cara o entumecimiento facial.

Las indicaciones para el tratamiento quirúrgico han sido la presencia de síntomas neurológicos o ciertos hallazgos de imagen, que puede incluir:

  • Los cambios en la función mental.
  • Dolores de cabeza.
  • Alteraciones en la vision.
  • Trastornos convulsivos.
  • Pacientes asintomáticos con edema en las áreas del cerebro adyacentes.
  • RM donde el meningioma está cerca de los nervios ópticos, y puede comprimirlo.

Rara vez el paciente refiera la pérdida del olfato como un síntoma, aunque por lo general es documentada en el examen. Sin embargo, si el olfato todavía está presente el paciente debe ser advertido sobre la pérdida de esta función, ya que la pérdida aguda pueden ser muy molestos.

Diagnóstico

Los rayos X estándar a menudo son valiosos en la detección de los meningiomas.

En el 50% a 60 % de los pacientes, el diagnóstico puede ser sospechado de los cambios que se muestran en las radiografías del cráneo.

La TC es un método definitivo de diagnóstico que muestra el tumor como una masa homogénea de bordes bien definidos que realza con contraste.

RM, sobre todo con contraste, permite identificar muy bien el meningioma y su relación con estructuras neurales y vasculares.

La angiografía demuestra la vascularización del tumor y el suministro de sangre en preparación para la cirugía y posible embolización preoperatoria. La angiografía también puede determinar el grado de compromiso de la arteria carótida interna y sus ramas. En raras ocasiones, sobre todo con la recurrencia de un tumor agresivo, la oclusión de la carótida interna se considera antes de la cirugía. La embolización del tumor preoperatorio en ciertos casos se encuentra indicada.

Tratamiento

Las decisiones de tratamiento son a menudo difíciles. Antes del desarrollo de la TC y la RM y técnicas de microcirugía la extirpación total de estos tumores era muy dificultosa con altos riesgos. Con el desarrollo de las técnicas microquirúrgicas, muchos de estos tumores pueden ahora ser totalmente eliminados.

Las opciones de tratamiento incluyen la observación, la cirugía y la radiación:

  • Observación: Los tumores pequeños en pacientes de edad avanzada que no causan síntomas pueden ser seguidos con imágenes por resonancia magnética anualmente. Dado que estos tumores son benignos y de crecimiento lento que no puede causar ningún problema durante la vida de algunos pacientes.
  • Cirugía: En los pacientes más jóvenes, en lugares críticos, y cuando estos tumores causan síntomas (incluyendo convulsiones), la extirpación quirúrgica es la mejor opción de tratamiento. Todo el esfuerzo está dirigido a la eliminación total, ciertos tumores presentan un desafío técnico formidable porque se adhieren a importantes estructuras nerviosas y vasculares en la base del cerebro. Los tumores localizados en el esfenoides, por ejemplo, puede comprometer estructuras importantes (por ejemplo, seno cavernoso o arterias carótidas), lo que hace difícil o imposible su resección por completo.
  • Radiación: Para los tumores en las regiones de difícil acceso o en pacientes que corren un riesgo considerable para la cirugía, la radioterapia es una opción. La radiocirugía estereotáctica es una buena opción. Para los meningiomas benignos, para paliar los tumores inoperables, tumores residuales no resecables. En algunos casos, la terapia de radiación no es recomendada como un tratamiento primario y se utiliza únicamente para tratar la recidiva después de la extirpación parcial.

Pronóstico

Los meningiomas son recurrentes. La resección completa incluyendo la eliminación del margen dural se asocia con una baja tasa de recurrencia. Naturalmente, los meningiomas más agresivo y metastásico se asocian con un aumento en la tasa de recurrencia sobre la base de la biología de sus componentes celulares.