• Enfermedades

Hematoma Subdural

Un hematoma subdural es un tipo de hematoma intracraneal (coágulo de sangre o coágulos) que a menudo resulta de una traumatismo en la cabeza.

Causas

Un hematoma subdural se produce cuando se forma un coágulo de sangre debajo del cráneo y por debajo de la duramadre (la membrana resistente que rodea el cerebro), pero fuera del cerebro. éstos se pueden formar por un desgarro en las venas que van desde el cerebro a la duramadre, o por un corte en el cerebro mismo. A veces, pero no siempre, asociado a una fractura de cráneo.

Los síntomas

El paciente puede tener diversos grados de síntomas asociados con la gravedad de la lesión en la cabeza. Los siguientes, son los síntomas más comunes de una lesión en la cabeza. Sin embargo, cada individuo puede experimentarlos de una forma diferente. Con este tipo de lesión de moderada a grave en la cabeza, la atención médica inmediata es necesaria.

Los síntomas pueden incluir:

  • Confusión.
  • Pérdida del conocimiento.
  • Visión borrosa.
  • Dolor de cabeza intenso.
  • Vómitos.
  • Pérdida de la memoria a corto plazo, tales como dificultad para recordar las circunstancias del traumatismo.
  • Dificultad para hablar.
  • Dificultad para caminar.
  • Mareo.
  • Debilidad en un lado del cuerpo.
  • Convulsiones.
  • Cambios en el comportamiento como irritabilidad.
  • Una pupila (área oscura en el centro del ojo) parece más grande que el otro ojo.
  • Corte profundo o una laceración en el cuero cabelludo.
  • Herida abierta en la cabeza.
  • Cuerpo extraño que penetra el cráneo.

Los síntomas de una lesión en la cabeza pueden parecerse a otras condiciones o problemas médicos. Siempre consulte a su médico para el diagnóstico.

Diagnóstico

La magnitud total del problema no puede ser completamente entendido inmediatamente después de la lesión, pero puede ponerse de manifiesto con una evaluación médica completa y exámenes de diagnóstico. El diagnóstico de una lesión en la cabeza se realiza con un examen físico y pruebas diagnósticas. Durante el examen, el médico obtiene una historia clínica completa del paciente y su familia y pregunta cómo se produjo la lesión.

Los exámenes de diagnóstico pueden incluir:

  • Tomografía computada (también llamada escáner CT o TAC) es un procedimiento de diagnóstico por imagen que utiliza una combinación de radiografías y tecnología computarizada para obtener imágenes transversales (a menudo llamadas cortes), tanto horizontales como verticales del cuerpo. Una tomografía computada muestra imágenes detalladas de cualquier parte del cuerpo, incluyendo los huesos, músculos, grasa y órganos. La tomografía computada muestra más detalles que los rayos-X.
  • La resonancia magnética (RM) es un procedimiento diagnóstico que utiliza una combinación de imanes grandes, radiofrecuencias y una computadora para producir imágenes detalladas de los órganos y estructuras dentro del cuerpo.

Tratamiento

El tratamiento es individualizado, dependiendo de la gravedad del trastorno y la presencia de otras lesiones.

Dependiendo de la severidad de la lesión, el tratamiento puede incluir:

  • Atención médica inmediata.
  • Hospitalización para observación.
  • Cirugía para extirpar el coágulo de sangre.

Las lesiones en la cabeza pueden causar que el cerebro se hinche. Como el cerebro es cubierto por el cráneo, sólo hay un espacio muy pequeño para hincharse. Esto hace que la presión dentro del cráneo vaya aumentando, lo que puede conducir a daño cerebral. Si el paciente tiene una lesión grave en la cabeza, puede necesitar monitorización de la presión intracraneal (PIC) (presión dentro del cráneo).

¿Cómo se controla la PIC?

La presión intracraneana se mide mediante un sensor de fibra óptica o microchip que se introduce quirúrgicamente en el cerebro. El dispositivo es insertados por el cirujano, ya sea en la unidad de cuidados intensivos (UCI) o en la sala de operaciones. El aparato de PIC se conecta a un monitor que proporciona una lectura constante de la presión dentro del cráneo. Si la presión sube, puede ser tratada de inmediato. Cuando la inflamación haya disminuido y hay pocas posibilidades de más hinchazón, el dispositivo se retirara.