• Enfermedades

Hematoma Extradural

El hematoma extradural es un tipo de hematoma intracraneano (coágulo de sangre) que a menudo se produce luego de un traumatismo de cráneo generalmente con fractura de cráneo.

Causas

Un hematoma extradural se produce cuando se forma un coágulo de sangre debajo de los huesos del cráneo, pero por encima de la duramadre, que es la membrana resistente que cubre el cerebro. Por lo general, provienen de un desgarro en una arteria que va justo debajo del cráneo, llamada arteria meníngea media. Normalmente son asociados con una fractura de un hueso craneano luego de un traumatismo.

Los síntomas

El paciente puede tener diversos grados de síntomas asociados con la gravedad de la lesión en el cráneo. A continuación se enumeran los síntomas más comunes de esta lesión. Sin embargo, cada individuo puede experimentarlos de una forma diferente. Con este tipo de lesión moderada a grave en la cabeza, la atención médica inmediata es necesaria.

Los síntomas pueden incluir:

  • Confusión.
  • Pérdida de conciencia.
  • Visión borrosa.
  • Dolor de cabeza intenso.
  • Vómitos.
  • Pérdida de memoria a corto plazo, tales como dificultad para recordar los acontecimientos que conducen hasta y durante el traumatismo.
  • Dificultad para hablar.
  • Dificultad para caminar.
  • Mareos.
  • Debilidad en un lado o área del cuerpo.
  • Sudoración.
  • Color de la piel pálida.
  • Convulsiones.
  • Cambios de conducta como irritabilidad.
  • Sangre o líquido claro que sale por las orejas o la nariz.
  • Cambios en el tamaño de las pupilas.
  • Corte o laceración profundos en el cuero cabelludo.
  • Cuerpo extraño que penetra la cabeza.

Los síntomas de una lesión en la cabeza pueden parecerse a otros problemas médicos. Siempre consulte a su médico para el diagnóstico.

Diagnóstico

La extensión total del problema no se comprende inmediatamente después de la lesión, pero puede ponerse de manifiesto con una evaluación médica completa y exámenes de diagnóstico. El diagnóstico de una lesión en la cabeza se realiza con un examen físico y pruebas diagnósticas, el médico obtiene una historia clínica completa del paciente y su familia y pregunta cómo se produjo la lesión.

El Traumatismo de cráneo puede causar problemas neurológicos y pueden requerir seguimiento médico más exhaustivo. Los exámenes de diagnóstico pueden incluir:

  • Radiografía de cráneo y columna cervical que pueden mostrar fracturas y/o hundimientos.
  • Tomografía computada (también llamada escáner TC o TAC) es un procedimiento de diagnóstico por imagen que utiliza una combinación de radiografías y tecnología computarizada para obtener imágenes transversales, tanto horizontales como verticales del cuerpo. Una tomografía computada muestra imágenes detalladas de cualquier parte del cuerpo, incluyendo los huesos, músculos, grasa y órganos. La tomografía computada muestra más detalles que los rayos-x.
  • La resonancia magnética (RM) es un procedimiento diagnóstico que utiliza una combinación de imanes grandes, radiofrecuencias y una computadora para producir imágenes detalladas de los órganos y estructuras dentro del cuerpo.

Tratamiento

El tratamiento es individualizado, en función de la gravedad del trastorno y la presencia de otras lesiones, el tratamiento puede incluir:

  • Hospitalización para observación.
  • Atención médica inmediata.
  • La cirugía para extirpar el coágulo de sangre

La lesión en el cráneo puede hacer que el cerebro se hinche. Dado que el cerebro está en un espacio rígido e inextensible que es el cráneo, el cerebro al tener poco espacio, comienza a hincharse. Esto hace que la presión dentro del cráneo aumente, lo que puede conducir a daño cerebral. Esto hace que el paciente deba ser hospitalizado en un área de cuidados intensivos para su tratamiento inmediato.

¿Cómo se realiza el monitoreo de la presión intracraneana?

La presión intracraneal se mide de dos maneras. Uno de ellos consiste en introducir un pequeño tubo hueco (catéter) en el espacio lleno de líquido en el cerebro (ventrículo). Otras veces, un dispositivo pequeño, hueco (válvula) se coloca a través del cráneo hasta el cerebro.

Ambos dispositivos son insertados por el médico, ya sea en la unidad de cuidados intensivos (UCI) o en la sala de operaciones. El dispositivo de ICP se conecta a un monitor que da una lectura constante de la presión dentro del cráneo. Si la presión sube, puede ser tratada de inmediato.

Mientras el dispositivo PCI está en su lugar, el paciente recibirá medicamentos para mantenerse cómodo.

Cuando la inflamación se ha reducido y hay pocas posibilidades de que más hinchazón, el dispositivo se eliminará.