• Enfermedades

Astrocitomas

Los astrocitomas son el tipo más común de glioma, es un tumor derivado de las células gliales, células que forman el tejido de sostén del cerebro. El astrocitoma es llamado así por el tipo de célula glial (llamado astrocito). La mitad de todos los tumores cerebrales primarios son tumores de células gliales, y tres cuartas partes de los gliomas son astrocitomas.

Los astrocitomas pueden ser de "bajo grado" o tumores de crecimiento lento, sus síntomas se desarrollan durante un período prolongado de tiempo. Representan aproximadamente 10 a 15 por ciento de todos los gliomas, que generalmente se encuentran en pacientes jóvenes y tienen un pronóstico más favorable. Desgraciadamente, los astrocitomas de bajo grado se producen con menos frecuencia que sus homólogos malignos, de alto grado.

Los síntomas

Los síntomas iniciales de los tumores cerebrales, tales como dolor de cabeza y náuseas, por lo general son el resultado de la presión intracraneal causada por el aumento de presión que generan estos tumores cerebrales. Las células gliales se encuentran ampliamente distribuidos en todo el sistema nervioso central, por lo que estos tumores pueden ocurrir en una amplia variedad de ubicaciones, por lo que puede causar una amplia variedad de otros síntomas. Dependiendo de la localización del tumor, los gliomas pueden causar convulsiones, debilidad en las extremidades, alteraciones en la función del lenguaje, visión borrosa o doble, cambios graduales en el humor o la personalidad, y pérdida de memoria.

Diagnóstico

Los estudios de imagen son la clave en el diagnóstico de los gliomas.

Actualmente, la resonancia magnética (RM) es la mejor técnica de imagen disponible. La tomografía computarizada (TC) también se utiliza. En ambos casos, la administración de contraste endovenoso facilita la visualización de estos tumores que captan dicho contraste.

Tratamiento

La cirugía para los gliomas implica la resección del tumor para disminuir la presión que ejerce. Una resección completa puede ser realizada en muchos casos, contando para ello con la ayuda de la guía estereotaxica que permite calcular con exactitud la ubicación de la lesión. Se utiliza en muchos casos, además, la neuronavegación, la cual permite también identificar la ubicación exacta del tumor en el cerebro. Para la mayoría de los gliomas, sin embargo, la cirugía no va a proporcionar una cura por sí mismo. Cuando un tumor se extirpa, es examinado bajo un microscopio que brindar un diagnóstico certero para determinar los próximos pasos en el tratamiento, que puede incluir radioterapia o quimioterapia en forma aislada o en una combinación de todos. Además, algunos tumores pequeños pueden ser tratados eficazmente con radiocirugía estereotáctica, que implica el uso de un haz altamente concentrado de radiación en la zona del tumor y dejar el cerebro circundante no afectado.

La elección del tratamiento por lo general se realiza en base al grado del tumor, que es una medida de malignidad del tumor. Muchos de los tumores de bajo grado eventualmente pueden evolucionar hacia otros de mayor grado. Esta evolución a formas malignas es la causa más común de muerte en pacientes con astrocitomas de bajo grado.