• Enfermedades

Aneurismas Cerebrales

¿Qué es un aneurisma cerebral?

Un aneurisma cerebral se desarrolla en un sector debilitado en la pared de una arteria en el cerebro, que produce ensanchamiento o abombamiento anormal. Debido a que existe una zona debilitada en la pared de la arteria, existe el riesgo de ruptura (estallido) del aneurisma.

Una pared arterial normal se compone de tres capas. La pared del aneurisma es fina y débil debido a la pérdida o ausencia anormal de la capa muscular de la pared de la arteria, dejando sólo dos capas.

El tipo más común de aneurisma cerebral se denomina sacular, que ocurre en el 90 por ciento de los aneurismas cerebrales.

Otros dos tipos de aneurismas cerebrales son los aneurismas fusiformes y disecantes. Un aneurisma fusiforme sobresale por todos lados (circunferencia). Los aneurismas fusiformes generalmente se asocian con la aterosclerosis.

Un aneurisma disecante puede producirse por un desgarro en la capa interna de la pared de la arteria, causando filtración de sangre dentro de las capas. Esto puede provocar una dilatación anormal de un lado de la pared arterial que puede bloquear u obstruir el flujo sanguíneo a través de la arteria. Los aneurismas disecantes pueden producirse con lesiones traumáticas. La forma y la ubicación del aneurisma pueden influir en el tipo de tratamiento.

La mayoría de los aneurismas cerebrales (90 por ciento) se presenta sin síntomas y son de tamaño pequeño (menos de 10 milímetros). Los aneurismas más pequeños tienen menos riesgo de ruptura.

A pesar de que un aneurisma cerebral puede ser asintomático, el síntoma inicial más común de un aneurisma cerebral sacular es una hemorragia subaracnoidea (HSA). La HSA es el sangrado en el espacio subaracnoideo (el espacio entre el cerebro y las membranas que cubren el cerebro). Un aneurisma cerebral sacular roto es la causa más común (80 por ciento) de la HSA. La HSA es una emergencia médica.

Los accidentes cerebrovasculares hemorrágicos se producen cuando un vaso sanguíneo que abastece al cerebro se rompe y sangra. Cuando una arteria sangra dentro del cerebro, las células del cerebro y los tejidos no reciben oxígeno ni nutriente. Además, la presión se acumula en los tejidos circundantes y aparecen irritación e hinchazón. Alrededor del 20 por ciento de los accidentes cerebrovasculares son consecuencia de una hemorragia, siendo la causa de esta la Hipertensión Arterial.

El aumento del riesgo de ruptura se relaciona con los aneurismas de más de 7 milímetros de diámetro.

¿Qué causa un aneurisma cerebral?

En la actualidad, la causa de los aneurismas cerebrales no se entiende claramente. La formación del aneurisma cerebral sacular está asociada principalmente con dos factores: un cambio anormal degenerativo (descomposición) en la pared de una arteria y los efectos de la presión de las pulsaciones de la sangre bombeada a través de las arterias en el cerebro. Ciertas localizaciones de un aneurisma pueden ejercer una gran presión en el aneurisma, como en una bifurcación (donde se divide la arteria).

La formación de un aneurisma cerebral también se ha vinculado a factores de riesgo que son heredados o se pueden desarrollar posteriormente en la vida como la ateroesclerosis.

Factores de riesgo adquiridos asociados con la aterosclerosis pueden incluir:

  • Edad (mayor de 40 años de edad).
  • Consumo de alcohol.
  • Aterosclerosis - una acumulación de placa (compuesta de depósitos de sustancias grasas, colesterol, productos de desecho de las células , calcio y fibrina) en la pared interna de una arteria
  • Tabaquismo.
  • Uso de drogas ilícitas como la cocaína o las anfetaminas.
  • Hipertensión (presión arterial alta).
  • Trauma (lesión) en la cabeza.
  • Infección.

Un factor de riesgo es cualquier cosa que pueda aumentar las probabilidades de una persona de desarrollar una enfermedad. Las distintas enfermedades tienen factores de riesgo diferentes.

Aunque estos factores pueden aumentar el riesgo de una persona, éstos no necesariamente causan la enfermedad. Algunas personas con uno o más factores de riesgo nunca desarrollan la enfermedad, mientras que otros desarrollan la enfermedad y no tienen factores de riesgo conocidos. Conocer sus factores de riesgo de cualquier enfermedad puede ayudar a guiarle en las acciones apropiadas, incluyendo el cambio de conducta y recibir un control clínico para la enfermedad.

¿Cuáles son los síntomas de un aneurisma cerebral?

La presencia de un aneurisma cerebral puede que no se conozca hasta el momento de la ruptura. Sin embargo, ocasionalmente puede haber síntomas que ocurren antes de una ruptura debido a un pequeño sangrado, llamada "cefalea centinela" en el cerebro.

Los síntomas de un aneurisma cerebral sin ruptura incluyen, pero no se limitan a, los siguientes:

  • Dolores de cabeza.
  • Mareo.
  • Dolor en el ojo.
  • Déficit de visión (problemas de la vista).

La primera evidencia de un aneurisma cerebral puede ser una hemorragia subaracnoidea (HSA), debido a la ruptura del aneurisma. Los síntomas que pueden ocurrir en el momento de la HSA incluyen, pero no se limitan a, los siguientes:

  • Signo inicial - aparición rápida del "peor dolor de cabeza en mi vida".
  • Tortícolis- Dolor de nuca.
  • Náuseas y vómitos.
  • Cambios en el estado mental tales como somnolencia.
  • Dolor en áreas específicas, tales como los ojos.
  • Pupilas dilatadas.
  • Pérdida del conocimiento.
  • Hipertensión (presión arterial alta).
  • Déficit motor (debilidad en los miembros superiores o inferiores).
  • Fotofobia (sensibilidad a la luz).
  • Dolor de espalda o la pierna.
  • Déficit del nervio craneal (problemas con ciertas funciones de los ojos).

Los síntomas de un aneurisma cerebral pueden parecerse a otras condiciones o problemas médicos. Siempre consulte a su médico para el diagnóstico.

¿Cómo se diagnostica un aneurisma cerebral?

Un aneurisma cerebral a menudo se descubre después de su ruptura o por azar durante exámenes de diagnóstico como la tomografía computada (TC), resonancia magnética (IRM) o una angiografía, que se están haciendo para otras condiciones.

Además de una historia médica completa y un examen físico, los procedimientos para diagnosticar un aneurisma cerebral pueden incluir:

  • Angiografía por sustracción digital (DSA) - Proporciona una imagen de los vasos sanguíneos en el cerebro para detectar un problema con el flujo sanguíneo. El procedimiento consiste en insertar un catéter (un tubo pequeño y delgado) en una arteria en la pierna y se lleva hasta los vasos sanguíneos en el cerebro. Un medio de contraste se inyecta a través del catéter y por rayos X se toman imágenes de los vasos sanguíneos.
  • Tomografía computada (escáner CT o TAC) - Procedimiento de diagnóstico por imagen que utiliza una combinación de rayos X y tecnología computarizada para obtener imágenes transversales (a menudo llamadas cortes), tanto horizontales como verticales del cuerpo. Una tomografía computada muestra imágenes detalladas de cualquier parte del cuerpo, incluyendo los huesos, músculos, grasa y órganos. La tomografía computada muestra más detalles que los rayos X, y puede ser utilizada para detectar anomalías y ayudar a identificar la ubicación y el tipo de accidente cerebrovascular.
  • Imágenes por resonancia magnética (RM) - Procedimiento de diagnóstico que utiliza una combinación de imanes grandes, radiofrecuencias y una computadora para producir imágenes detalladas de los órganos y estructuras dentro del cuerpo. Una resonancia magnética utiliza campos magnéticos para detectar pequeños cambios en el tejido cerebral que ayudan a localizar y diagnosticar un derrame cerebral.
  • La angiografía por resonancia magnética (ARM) - Procedimiento de diagnóstico no invasivo que utiliza una combinación de tecnología de resonancia magnética (RM) e intravenosa (IV) de contraste para visualizar los vasos sanguíneos. La solución de contraste hace que los vasos sanguíneos aparezcan opacos en la imagen de MRI, lo que permite al médico visualizar los vasos sanguíneos que se evalúa.

¿Cuál es el tratamiento para el aneurisma cerebral?

El tratamiento específico para el aneurisma cerebral será determinado por su médico basándose en:

  • Su edad, su estado general de salud y sus antecedentes médicos.
  • La gravedad del trastorno.
  • Sus signos y síntomas.
  • Su tolerancia a determinados medicamentos, procedimientos o terapias.
  • Sus expectativas de vida.
  • Su opinión o preferencia.

Dependiendo de su situación, el médico hará recomendaciones para la intervención apropiada. Cualquiera sea la intervención que se elija, la principal preocupación es reducir el riesgo de una hemorragia subaracnoidea, sea inicial o de un segundo sangrado.

Muchos factores se consideran al tomar decisiones sobre el tratamiento para el aneurisma cerebral. El tamaño y la ubicación del aneurisma, la presencia o ausencia de síntomas, la edad del paciente y su condición médica; y la presencia o ausencia de otros factores de riesgo para la ruptura del aneurisma. En algunos casos, el aneurisma no se puede tratar, pero el paciente será seguido de cerca por un médico. En otros casos, la cirugía puede ser indicada.

Existen dos tratamientos para el aneurisma cerebral:

  • Craneotomía abierta (clipaje quirúrgico). Este procedimiento implica la extirpación quirúrgica. El cirujano expone el aneurisma y coloca un Clip de titanio a través del cuello del aneurisma para evitar el flujo de sangre en el saco del aneurisma.
  • Tratamiento endovascular o embolización del aneurisma. Es una técnica mínimamente invasiva, se avanza un catéter desde un vaso sanguíneo en la ingle hacia los vasos sanguíneos en el cerebro. La Fluoroscopia (un tipo especial de rayos X, similar a una "película" de radiografía) será utilizado para ayudar en el avance del catéter a la cabeza y hacia el aneurisma. Una vez que el catéter está en su lugar, pequeños espirales de platino son avanzados a través del catéter hacia el aneurisma. Estos diminutos, flexibles espirales de platino, que son visibles en las radiografías, se ajustan a la forma del aneurisma. El aneurisma con el espiral se coagula (embolización), y evita así la ruptura. Este proceso se puede realizar con anestesia general o local.